LO MAS LEIDO: › Reynaldo Escobar, el bloguero que reporta para la SINA............ › ¿Qué hacía Yoani Sánchez en casa del Jefe de la SINA? ............. › Wikileaks pone al descubierto a los "banqueros" de las Damas de Blanco ..................› Celebra Yoani Sánchez aniversario de organización terrorista de Miami ..............› Organización terrorista defiende a las Damas de Blanco ................. › Penúltimosdias y Yoani Sánchez, II Temporada: El enfrentamiento ..............› ¿Cuánto le paga EE.UU. a las Damas de Blanco? (Galería de cheques) ................. › Mercenarios cubanos celebraron Día de la DependenCIA ..............› El CPJ y las mentiras sobre los mercenarios que nunca fueron periodistas .................› Yoani Sánchez no tiene qué comer, y se gasta miles de dólares para denunciarlo.............. › EE.UU. confiesa haber inventado a blogueros mercenarios..............› Yoani Sánchez: "Face" de Tabla.................› El movimiento 15-M y los daños colaterales..............› George Bush promueve primavera árabe en Cuba ............... › Yoani Sánchez, con la SINA metida en su casa.............› Yoani Sánchez y la mentira que no cuadra con el billete..............› Asegura Freedom House que Yoani Sánchez y sus acólitos publican información prohibida ............... › Obama no ve cambios en Cuba..............› La muerte de un "disidente" y el garganta profunda de El Nuevo Herald ............. › Periódico El País denuncia mentira de Yoani Sánchez..............› El marido de Yoani Sánchez defiende a la Voz de los Mercenarios en Cuba............... › Dándole la patada a la botella..............› EEUU manipula deserción de médicos cubanos...............› Estados Unidos premia mercenarismo de Damas de Blanco.................› El Camaján, cómplice del terrorismo..................... › ¿Quién paga a los mercenarios de la Ciberguerra contra Cuba? ............... › Un fascista llamado Ernesto Hernández Bushto ....................› Pensar la (ciberguerra) contra Cuba.............› Las contradicciones de Ernesto Hernández Bushto.............› La FUPAD contra Cuba: otro eslabón de la estafa al contribuyente norteamericano............› Lapidando a Yoani Sánchez, otra vez................ › Yoani Sánchez y James Carter dialogan sobre las "redes civiles" en Cuba .............› Las demandas secretas de Yoani Sánchez .............› Ciberguerra. Las Razones de Cuba...........› Mercenarios propician invasion a Cuba............› La BBC sobre la Ciberguerra............› Lágrimas de Pájaro Tieso.........› Un documental sobre las Revoluciones de Colores.......› Yoani Sánchez: mejor que me calle...........› Legislador de EE.UU. defensor de Posada Carriles se preocupa por Alan Gross............› Hillary Clinton reafirma su "compromiso personal" con mercenarios cubanos ............› Yoani Sánchez, qué clase de coraje.........› Revelan nuevas conexiones entre agente de la CIA, Yoani Sánchez y el gobierno de EE.UU........›Reconoce Hillary Clinton misión subversiva de Yoani Sánchez......› Robert Guerra, el agente de la CIA amigo de Yoani.......... › Yoani Sánchez sale del closet, otra vez ..............................  

sábado, 8 de febrero de 2014

Alegato de una claudicación


Ulises Aquino, ¿el auto elegido?


Por A.L. García

 Resulta muy llamativo que una especie de manifiesto del barítono Ulises Aquino haya empezado a circular, justamente, en estos días previos a la celebración del VIII Congreso de la UNEAC. Su propio título (La UNEAC, antes del Congreso) hace evidente  la intención del autor de colocar en el marco de ese evento los temas que quiere debatir.
En un contexto en el que además se están eligiendo los delegados y precandidatos al Consejo Nacional y a la dirección de las Asociaciones Nacionales, hacer circular un manifiesto como el de Aquino viene a funcionar inevitablemente como una obvia fórmula de autopropaganda electoral.
Para empezar, Aquino se refiere a la UNEAC con un la intención expresa de desmoralizarla y desacreditarla; la acusa de no poseer liderazgo ni iniciativa y de tener, entre quienes la dirigen, a personas que no representan los intereses de sus miembros porque no fueron elegidos “directamente” por ellos, a causa de lo cual los artistas viven un “momento de indefensión” sin precedentes.
Cuando menos, de inconsecuente puede calificarse que el autor de este texto diga algo así de la organización en la que acaba de aceptar un cargo de dirección a nivel de base. Si la UNEAC es un nicho donde a su antojo campea la burocracia, donde se protegen a los “obedientes” convertidos en “casta”, ¿cómo puede Aquino asumir una responsabilidad que lo pone al mismo nivel de quienes denigra?
Su falta de ética pone en evidencia el interés de no renunciar a ese espacio de visibilidad y, al mismo tiempo, presentarse en tiempos de Congreso como “el elegido” que puede resolver unos problemas solo identificados por él, ya que los demás se dedican a “repetir consignas”.
En esta arremetida contra la UNEAC, a la que califica de “instrumento” (¿hará extensiva la difamación a todos los miembros de la organización?) añade que es utilizada por el Partido para  “obviar  a los incómodos en favor de los que convienen y de los que obedecen”.
En su cruzada de injurias no dice cómo, no expone pruebas, obviamente. Tampoco asume la responsabilidad de señalar con nombre y apellidos a los “incómodos” o a “los que convienen y obedecen”, según su parecer.
La que Aquino acusa de servil es una organización de demostrado compromiso con sus artistas y creadores, que en representación de estos ha sido crítica con lo que ha debido, con seriedad y ante quienes compete.
¿Qué espacios de debate han sido más agudos y polémicos que los foros de la UNEAC, desde donde, con verdaderos argumentos revolucionarios y una agenda ante todo cultural, la vanguardia intelectual cubana ha construido el diálogo permanente con la política?
El objetivo principal de los miembros de la UNEAC, como afirmó su presidente, Miguel Barnet, en un artículo publicado en Granma el pasado 3 de enero, “es la salvaguarda de nuestra Nación y de nuestro Socialismo”, bandera que ahora quiere arrebatarle e izar por su cuenta Ulises Aquino.
Y como precedente de este VIII Congreso ante el cual Aquino pretende imponer un enfoque divisionista, el II cónclave  de la Asociación Hermanos Saíz fue una prueba del acompañamiento y apoyo del Estado y el Gobierno cubanos a los reclamos de los jóvenes creadores del país, encomiados por su agudeza e inteligencia, por ser serios y constructivos, por fomentar la unidad; atributos de los que adolece el texto de Aquino.
En la clausura de ese Congreso celebrado el pasado mes de octubre, el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, alertaba del peligro de asumir actitudes burocráticas que si bien perjudican a toda la sociedad, en el “sector de la cultura resultan particularmente funestas”. Y esta tendencia negativa, criticada también por el propio presidente Raúl Castro, es la que ahora Aquino nos quiere hacer creer que descubre, pero en los espacios menos verosímiles, y donde, por supuesto, no figura su persona.
Sin embargo, no por grave e irrespetuosa toda esta arremetida contra la UNEAC deja de ser un mero pretexto. El verdadero objetivo de las diatribas se le escapa al autor en varios momentos, antes de abrir el juego y declararlo del todo.
Por un lado dice que la UNEAC, “leve sombra” de lo soñado, es un “reflejo de la realidad de la nación”. Por otro, afirma que la organización, o quizás su cuerpo directivo (la atropellada redacción no permite precisar), no funciona como contrapeso entre las aspiraciones de la base y “el estado”. “El Partido la utiliza en sus comisiones de candidatura”, ataca finalmente.
A partir de este punto sus planteamientos fundamentales, que nunca tuvieron un componente artístico -como correspondería a “un artista preocupado” por su organización-, sino marcadamente político, van directamente contra el Partido y la Revolución, que ha sido, según él, secuestrada por la burocracia.
¿Que el Partido es “excluyente”, que hay que exigirle que sea “más democrático”, que quienes nos dirigen “no nos representan”? Hay que estar demasiado desinformado –o convenientemente predispuesto- para decir eso de un Partido que sometió a plena discusión popular los Lineamientos que llevó a su VI Congreso, y que enrutan los destinos económicos y sociales del país.
“No debemos repetir más que nuestra salud pública, nuestra educación, el deporte y la cultura son gratuitos, eso no justifica el esfuerzo de nuestro pueblo todos estos difíciles años”, es otra de las memorables frases del panfleto. ¿No reflexionará Aquino que precisamente por considerar sagradas e invaluables esas conquistas, nuestro pueblo ha resistido tantos años de asedio y bloqueo –cuyos perjuicios él menciona, por cierto, levemente?
Es perceptible su esfuerzo por utilizar un lenguaje en apariencia revolucionario –quizás para no resultar disonante del todo entre quienes sí están comprometidos. Así, asombra en su texto la inclusión de alusiones superficiales al “imperialismo” y al “bloqueo”. No obstante, su posición no deja lugar a dudas cuando dice que el bloqueo “de nuestra parte es más criminal porque se impone desde adentro”.
A partir del giro en su discurso el barítono economista opta por instruirnos en el significado de socialismo, ofrece sus aportes al concepto de redistribución justa y defiende a “los hacedores de riquezas y bienestar legítimos”.
Pecaminosa y contradictoria, la voz del empresario frustrado y resentido empieza a dominarlo. ¿A qué hacedores de riquezas y bienestar legítimos se refiere el hombre que abrió un negocio lucrativo en la sede de un proyecto artístico altamente subvencionado por el Estado?
Ese mismo Estado que a su entender está diseñado por burócratas y tecnócratas, mantuvo un financiamiento a su proyecto cultural, Ópera de la Calle, por casi 10 años, y solo en el 2013 este ascendió a aproximadamente medio millón de pesos.
La subvención no se retiró ni siquiera cuando para Aquino dejó de resultar suficiente el dinero obtenido del presupuesto estatal y-sin renunciar a este, oportunistamente-, a base de ilegalidades y complicidades abrió una “paladar” en El Cabildo (con personas contratadas sin la debida autorización, espacio no arrendado para ejercer la actividad, evasión del fisco[1]).
En su momento, este constituyó un clásico episodio de los ataques mediáticos contra Cuba, a partir del cual se divulgó de manera tergiversada que lo cerrado era el proyecto cultural Ópera de la Calle, y no el negocio impropio.
En el trasfondo del texto, los hechos que llevaron al cierre de este centro recreativo –el cual no tenía nada de legítimo sino que nació de la distorsión del proyecto comunitario Ópera de la Calle,- se perciben todo el tiempo.
El que decía servir a la comunidad violentando toda normativa, y  a la vez estaba comprometido hasta el tuétano con una autoridad ahora corrupta, pues sus “gastos nos condenan al malvivir”, nos revela que el Partido Comunista de Cuba es excluyente y lo iguala a la burocracia.
Se apura a hablar de un desarrollo y una prosperidad “condicionados por el ritmo de la libertad”. ¿Que a qué libertades podría referirse a estas alturas? Claro que a la de empresa. Demasiado coherente su llamado con el discurso que intenta inocularnos la subversión.
Pero a Aquino no le bastó con aquella experiencia de manipulación, la de El Cabildo, para volver a darle trigo a los medios vinculados a la maquinaria anticubana, pues hace unos días le concedió una entrevista al Diario de las Américas.
Cierto que después, en su perfil de Facebook, trató de desdecirse y alegó que los puntos de vista reflejados por este no eran “una arremetida contra el gobierno de Cuba”, lo cual solo significa, de ser cierto, que se estaba reservando para ahora, oportunidad en la que ya es imposible negar su ataque abiertamente antipartidista y contrarrevolucionario.
Entre tantas, una frase del texto de Aquino demanda particular atención: “ser y mantenernos revolucionarios hoy, es muy  difícil”, asegura.
En sus lecturas previas de historia, puede que el autor haya extraviado el hilo de la interpretación objetiva, como mismo le sucede ahora cuando intenta analizar la salud de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y extrapolar su “diagnóstico” a la realidad política y social de Cuba.
En todos los tiempos y contextos, ser y mantenerse revolucionarios ha constituido una tarea difícil, en tanto asumir ese camino implica el cuestionamiento constante de nuestros actos, en función del cumplimiento de un objetivo supremo, de justicia y bienestar común.
Ser y mantenerse revolucionarios es un reto personal a la autocomplacencia, al conformismo, al acomodamiento en la mejor oportunidad; es una carrera en la que, quien la asume, se sabe comprometido a alcanzar una meta para, en el acto, proponerse llegar a la siguiente.
La determinación de ser y mantenerse revolucionarios –si lo sabrá el pueblo de Cuba- costó muchas vidas en el tránsito hacia nuestra libertad. Y aunque a partir de 1959 la situación cambió radicalmente por la llegada al poder de un gobierno que institucionalizó esas aspiraciones, “el ser y mantenerse…” no dejó de exigir sacrificios de empeño, de voluntad, de perseverancia, de creatividad.
Para Ulises Aquino, ser y mantenerse revolucionario –si alguna vez realmente lo fue- resultó un propósito demasiado grande, una carga muy pesada que con este texto, irremediablemente, dejó caer.





[1] Según declaraciones de la Directora Provincial de Trabajo Isabel Hamze ofrecidas a La Jiribilla. Consulta en el texto “La Ópera que nunca cerró”, de agosto del 2012. http://www.lajiribilla.cu/2012/n587_08/587_29.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada